Estilo de vida

Tips para rendir el tiempo si eres una mamá ‘ama de casa’

En la mayoría de los casos, las madres atienden a la vez a más de un hijo y también las tareas del hogar

Mayo es el mes de la madre, y esta vez no hablaremos del tema solo para dejarle un mensaje motivacional o una felicitación en su honor; sino que también lo haremos para reconocer su rol, lo difícil que en ocasiones resulta desempeñarlo y darle uno tips a mamá para que sus días puedan ser más llevaderos y se hagan mucho menos pesados que como de costumbre.

Ser madre es uno de los compromisos y responsabilidades más grandes que pueda existir en la historia de la humanidad; desde el momento de la fecundación una madre debe mantenerse nueve meses cuidados y siempre alerta, para evitar cualquier tipo de accidente que pueda poner en riesgo el bebé que está en su vientre. A esto se le suman todos los efectos colaterales que genera el cuerpo producto de una gestación y los dolores que llegan a la hora del parto.

Sin embargo, mamá jamás se lamenta o se arrepiente de haber pasado por esa situación, aún y cuando sabe que después de eso viene la crianza; lo cual podría si se trata de alguien primerizo, podría resultar atemorizante, pero el valor y la intención de criar y edificar desde el amor, producen la valentía con la que las mujeres se arriesgan a esta aventura.

Quizá cuando se tiene solo un hijo y se cuenta con la ayuda diaria y constante del padre de este, la responsabilidad puede que sea más ligera; pero cuando el padre sale de casa a trabajar y mamá se queda con uno o más hijos por los cuales cuidar y a quienes atender además de hacer las tareas del hogar; todo suele ponerse cuesta arriba.

Expresiones como «el día no me rinde»; «necesito más horas»; «requiero la ayuda de alguien» o «no sé cómo otras lo logran»; suelen nacer de la boca de aquellas madres ‘amas de casa’ a las cuales se les complica cumplir con los niños, la cocina, la limpieza y demás tareas diarias.

Tips para mamá

Si quieres hacer el día más ligero, podrías comenzar con organizar más e improvisar menos. Es decir; los domingos, que es el día en el comúnmente más se puede descansar, podría sacar un momento de la jornada para organizar las actividades de la semana (cocinar, limpiar, lavar, hacer compras, viajes al colegio), y tener certeza de qué manera las vas a desempeñar; así podrás tener tus tiempos un poco más medidos y evitarás que te tome por sorpresa la noche y termines durmiendo con sumo agotamiento, lo que a su vez hace que el día siguiente parezca el doble de pesado.

Otro consejo es que a medida que los niños vayan creciendo, es vital ir creando cierta independencia en ellos, así como también sentido de pertenencia, responsabilidad y humildad para tener el don de ayudar. Una vez tengan esto, les podrás asignar tareas como vestirse solos (con supervisión), llevar sus platos y vasos hasta la cocina (siempre y cuando no corran el riesgo de quebrarse y lesionarlos) y entre otras cosas, organizar sus juguetes.

 

 

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -