Salud

Tercera entrega: ¿Cómo puedes protegerte del calor extremo?

En los trabajos relacionados al cuidado de la salud seguimos abordando el tema del calor. Este es un factor climático que se está sintiendo en muchos países, donde las alarmas se encuentran encendidas. En este apartado le daremos a conocer varios consejos para que se proteja del aumento de la temperatura.

Los expertos indican que para hacerle frente a esta situación hay que mantenerse bien hidratados tomando mucha agua. Indican que hay que asegurarse de tomar agua antes de que tengas sed. Acá le daremos a conocer otras medidas para que usted esté protegido.

  1. Tome descansos periódicos del calor cuando tengas que estar afuera. Esto permítete aclimatarte a las altas temperaturas antes de empezar a correr maratones o a realizar cualquier otro ejercicio extremo al aire libre.

2. Usar protector solar: las personas que sufren quemaduras por el sol tienen menos capacidad para regular la temperatura de su cuerpo.

Es importante vigilar no solo la temperatura sino también el índice de calor, porque tiene en cuenta la humedad. Y eso puede ser más importante para las enfermedades relacionadas con el calor.

Lea también: Aprenda a comer los vegetales que contienen mayor vitamina E

3. También aconseja a las personas que ayudes a vigilar a los que son muy jóvenes o muy mayores, porque no pueden regular bien su temperatura corporal.

4. Cuando planifiques actividades, trata de mantenerlas alejadas del calor y revisa que tus vecinos estén bien.

«Las personas piensan con frecuencia en hacer eso durante las tormentas de nieve, pero el calor puede ser peligroso para los ancianos. Especialmente si no tienen aire acondicionado», dijo Lareau. «Entonces, si puedes ofrecerte a cortar el césped o hacer sus tareas por ellos si eres más joven y saludable, y puedes soportar el calor un poco mejor, todos se benefician».

¿Qué produce el calor?

Muchos se preguntan qué produce este fenómeno. Dos de las condiciones más comunes relacionadas al calor son el golpe de calor y el agotamiento por calor. Ambas son preocupantes porque el cansancio que se pone en las personas es muy evidente. También se le suma el sudor que se produce, lo cual puede llevar a otros efectos en la piel.

Con un golpe de calor, el cuerpo no puede enfriarse por sí mismo. Su temperatura aumenta rápidamente y el mecanismo de enfriamiento natural, el sudor, falla. La temperatura de una persona puede subir a unos peligrosos 41 grados Celsius o más en solo 10 o 15 minutos. Esto puede conducir a la discapacidad o incluso a la muerte.

Sin embargo, hay teorías que indican que una persona que sufre un golpe de calor puede sudar o en otros casos simplemente no pasa nada, todo el fogaje lo llevan por dentro. En estos casos, las personas pueden confundirse o desmayarse, e incluso tener una convulsión.

¿Qué deben hacer las autoridades?

Desde muchas dependencias, en distintos países, realizan proyectos para hacerle frente a la situación. La ciudad de Phoenix creó la primera Oficina de Respuesta al Calor y Mitigación que se financia con fondos públicos en el país, para centrarse en los problemas relacionados a las altas temperaturas.