Trucos

Técnica para que cortar cebolla sea más fácil

Entérate por qué se produce el ardor y las lágrimas

En el grupo de las verduras más ricas, en lo que a sabor y nutrientes respecta, la cebolla tiene un papel protagónico; pues es la preferida para ser aplicada en casi todos los platillos; ya sea en trozos, en aros, cruda, cocida, sofrita u horneada.

Sin embargo, cortar la cebolla puede que no sea muy placentero, pues todo lo que ella expende hace que los ojos se llenen de lágrimas y que haya un sensación de ardor que no permite mantenerlos abiertos. De allí deriva el hecho de que a la hora de hacer una comida en familia, siempre hay quienes le huyen a esa tarea.

El Dr. Alberto Ollero explica en su portal web que la razón por la que las personas al cortar cebolla, es por «una reacción química de los componentes que al entrar en contacto con el agua de nuestras lágrimas los irrita»; y agrega que «al cortar una cebolla se liberan diferentes sustancias químicas como encimas y aminoácidos sulfóxidos, compuestos azufrados (compuestos con azufre) de este vegetal. A medida que cortamos la cebolla, el gas se evapora y llega hasta nuestros ojos».

Ollero entrega los siguientes consejos:

  • Cortarla muy rápido para que la emisión de gas dure menos.
  • Congelarla antes de cortarla, para ralentizar la formación de compuestos volátiles sulfurados.
  • Usar gafas de protección (aunque esto resulta engorroso).
  • Cortarlas bajo el agua, para que la reacción se dé en contacto con ese líquido y no con la de las lágrimas

Todo en la cebolla se puede aprovechar

Lo más común en la cocina es que las cáscaras o conchas de frutas y verduras, sean desechadas. Sin embargo, allí se está perdiendo una buena oportunidad de utilizarlas en pleno, pues muchas de ellas tienen un sinfín de beneficios, como por ejemplo, las de la cebolla redonda.

Científicos de la Universidad de Cranfield, en el Reino Unido, hicieron un estudio al respecto, cuyos resultados fueron publicado en la revista Plant Foods for Human Nutrition. Estos revelaron que la piel seca de la cebolla es rica en fibra, por lo que botarla no debería ser una opción.

Asimismo se dice que esa piel tiene propiedades fenólicas que hacen las veces de anticancerígenos y ayudan a mitigar el riesgo de sufrir enfermedades coronarias, que no son más que las afectaciones cardíacas derivadas de los daños en las arterias.

Las capas restantes de la cebolla también tiene antioxidantes, que según MedlinePlus, «son sustancias naturales o fabricadas por el hombre que pueden prevenir o retrasar algunos tipos de daños a las células. Los antioxidantes se encuentran en muchos alimentos, incluyendo frutas y verduras. También se encuentran disponibles como suplementos dietéticos».

  • Sirve para tratar las infecciones del tracto urinario, preparando una infusión y tomar cuatro cucharadas durante el día.
  • Si la hierves y colocas el agua frente a tu cara a modo de vaporización, ayuda a descongestionar las cavidades nasales, lo que la hace un aliado perfecto para combatir un resfriado.
  • Alivia la bronquitis y para ello se debe hervir la piel, luego dejarla reposar y finalmente pasarla con una gasa por encima del pecho.
  • Fortalece el sistema inmunitario 
  • Mitiga los problemas cutáneos, haciendo una infusión y colocándola en la vaselina para luego rosarla con la piel.