Salud

¿Sirven las vacaciones para mejorar la salud mental? Entérate aquí

Estudios han demostrado que hay varios aspectos de las vacaciones que influyen positivamente en personas que tengan problemas de salud mental.

Casi todos en algún momento de nuestras vidas debemos afrontar problemas de salud mental y física, bien sea por la etapa de la vida en la que nos pasó, por el estrés acumulado, por algún suceso inesperado o por las cargas laborales del momento. Lo cierto es que este tema sobre la salud mental ha tomado importancia en los últimos años, convirtiéndose en una prioridad que atender para quien lo padece, pues de lo contrario, las consecuencias pueden ser muy negativas. Es así como surge la interrogante sobre qué tan útiles son las vacaciones para ayudar a mejorar la salud mental y en general la salud física de una persona. En este artículo te presentamos interesante información que te permitirá obtener respuestas sobre el tema.

Y es que un documento publicado por la Universidad Edith Cowan de Estados Unidos plantea la alternativa de la ‘terapia de viaje’, otra mirada hacia el turismo que sea útil no solo para distraerse, sino también aportando grandes beneficios a la salud mental y emocional gracias a que puede ofrecer una experiencia recreativa muy significativa.

Echa un vistazo: Ponga cuidado: las enfermedades que más afectan a los ejecutivos

De acuerdo con este estudio, publicado en la revista científica ‘Tourism Management’, hay varios aspectos de las vacaciones que influyen positivamente en personas que tengan problemas de salud mental: “Los expertos médicos pueden recomendar tratamientos contra la demencia, como la musicoterapia, el ejercicio, la estimulación cognitiva, la terapia de reminiscencia, la estimulación sensorial y la adaptación de las comidas y el entorno del paciente. Todo esto también se encuentra a menudo cuando se está de vacaciones», explica el investigador principal del trabajo, Jun Wen, en el mencionado documento.

Actividades con beneficios para la salud mental

Los estudios sobre este tema han concluido que las vacaciones ofrecen experiencias sensoriales y cognitivas que ayudan a mejorar la salud mental y que incluso pueden ser tomados en cuenta para tratar condiciones como la demencia: “El ejercicio se ha relacionado con el bienestar mental y los viajes a menudo implican una mayor actividad física, como por ejemplo caminar más. Las comidas suelen ser diferentes en vacaciones: suelen ser más sociales, con varias personas, y se ha comprobado que las comidas en familia influyen positivamente en el comportamiento alimentario de los pacientes con demencia. Además, hay elementos básicos como el aire fresco y el sol, que aumentan los niveles de vitamina D y serotonina», agregó el doctor Wen.

El especialista espera que la investigación sobre la relación de las vacaciones con la salud mental avance hacia examinar el turismo como tratamiento para personas con distintas afecciones como la salud mental, la salud física, la depresión y el estrés, y que sirva de eje para el turismo y la ciencia.

“Habrá que realizar más investigaciones empíricas y pruebas para ver si el turismo puede convertirse en una de las intervenciones médicas para diferentes enfermedades como la demencia o la depresión. Por tanto, el turismo no consiste solo en viajar y divertirse; tenemos que replantearnos el papel que desempeña el turismo en la sociedad moderna», agregó en el estudio.