Limpieza

Sal para la limpieza: conoce cómo usarla y podrás ahorrar dinero

La sal común no solo sirve para condimentar y conservar las carnes, tiene otros beneficios y propiedades para la limpieza de superficies.

La sal común no solo sirve para condimentar y conservar las carnes y alimentos para su óptimo consumo. Se trata de un mineral sedimentario evaporítico, compuesto de cloro y sodio, que comúnmente conocemos como sal, pero que tiene muchas propiedades, una de esas es la limpieza de superficies.

Con todos los beneficios de la sal para la limpieza podrás hasta ahorra el dinero que antes gastabas en productos de aseo y desinfección, pues con la sal que tienes en casa podrás lustrar e higienizar varios espacios en tu casa y pondrás en práctica una solución natural de limpieza.

En este artículo te dejaremos varios consejos para que limpies tus superficies con este mineral y empieces a aprovechar al máximo sus beneficios.

Echa un vistazo: ¿Manchas en ropa y calzado? Acá te contamos como desaparecerlas

Cosas que puedes limpiar con sal:

Manchas de sudor: Creo que nadie está exento de que pueda manchar su ropa con sudor, es algo desagradable y que además puede dañar nuestra ropa. Por fortuna, la sal es un gran aliado para solucionar este problema causado por el sudor. Para que estas manchas de sudor desaparezcan puedes sumergir tus prendas en agua tibia con sal, más específicamente vierte cuatro cucharadas de sal en un litro de agua, remoja la prenda y luego enjuague y lleva al sol. Es bueno aclarar que este truco no aplica para toda la ropa, pues hay prendas más frágiles que otras.

Acumulación de calcio: Algunos espacios de nuestro hogar pueden estar sucios por acumulación de calcio, para eso una sencilla combinación de sal y limón puede ser una gran solución, además de natural y económica. Si tienes el cabezal de la ducha o del fregadero de la cocina sucio, puedes espolvorea un poco de sal en la mitad de un limón y frótalo en las superficies de cromo o cobre.

Manchas de óxido: El óxido en superficies también lo puedes combatir con un poco de sal con limón o vinagre. Vierte esta mezcla en las superficies que desees aclarar y verás como desaparecen rápidamente. Lo único que necesitas es cerciorarte de que la mancha esté completamente seca, exprimes el limón sobre la mancha y luego echas una capa de sal, deja actuar por unos 30 minutos y luego retíralo con una esponja o paño de cocina, puedes enjuagar si crees que es necesario. Si en lugar de limón, prefieres usar vinagre, entonces mezcla una cucharada de vinagre con sol y echa la mezcla sobre la mancha de óxido, al igual que con el limón, deja reposar y limpia la superficie con un cepillo de dientes viejo y, si deseas, puedes enjuagar.

Más beneficios de la sal para la limpieza

Manchas de café y té: Parece que las tazas de té y café nunca vuelven a quedar como nuevas, relucientes y completamente limpias. Para esto, la sal también es una excelente solución. Bastará con que coloques un poco de sal en un paño húmedo y lo frotes sobre la mancha en la taza y listo, habrás recuperado el color original de tu losa.

Desagües obstruidos: La sal tiene beneficios hasta para destapar los desagües obstruidos. Solo debes poner sal en los desagües y enjuagar con agua tibia durante un par de minutos y listo, quedará como nuevo. Además, te evitarás gastar dinero en algún limpiador de desagües caro que ofrezca el mercado.

Un exfoliante: Sí, la sal también puede ser un gran aliado como exfoliante corporal. Claro que el mercado te ofrece un sinnúmero de opciones, pero la cantidad de microplásticos que contienen no son amigables con el medioambiente. Para este caso, utiliza sal marina, toma 100 gramos y mézclalos con 100 mililitros de aceite corporal de tu preferencia, puede ser de almendras, coco o argán, luego puedes agregar unas gotas de aceites esenciales para darle olor a tu exfoliante y listo, tienes un agradable producto para tu cuidado personal.