Salud

Preste atención y conozca cinco consecuencias de las dietas restrictivas

Las personas en su afán de bajar de peso recuren al proceso de dieta, pero muchos lo hacen sin el debido conocimiento. Con el pasar del tiempo esto trae consigo fuertes consecuencias para la salud. Lo indispensable para tener un cuerpo saludable es comer de la manera más sana posible y tener la ayuda de un especialista.

Existe lo que se llama la dieta restrictiva que sin querer los pacientes recuren a ella. Consiste en comer con muy bajo aporte de calorías. Además,  disminuyen dramáticamente el consumo de algún nutrimento, que eliminan grupos completos de alimentos y que además exigen medir estrictamente las porciones de todos lo que se consume.

A simple vista esto pareciera estar bien, pero no es así.  Los efectos secundarios que pueden existir son diversos y ponen en riesgo tu salud física, emocional y mental. Estas dietas son muy populares porque prometen a la persona perder peso de manera rápida sin medir las consecuencias.

Según expertos los efectos negativos para la salud serían muchos y en esta recopilación le daremos a conocer que le podría ocurrir a su organismo si accede un proceso dietético sin la supervisión de un nutricionista.

Lea también: Las Villamizar se hacen sentir y buscan el rating de la noche en la tv

1. Disminuyen la tasa metabólica

El cuerpo necesita energía (calorías) para llevar a cabo todas sus funciones sin tener consecuencias, desde los movimientos voluntarios hasta respirar, pensar, hacer latir el corazón, regeneración celular, etc. La velocidad y eficiencia con la que estos procesos se llevan a cabo puede definirse como nuestra tasa metabólica o requerimiento energético total. Cuando comprometo el consumo de energía total al hacer dietas muy bajas en calorías, el cuerpo activa mecanismos de defensa y comienza a disminuir su gasto energético. Por ejemplo, si mi cuerpo necesita 2000 kcal al día, pero yo solo le aporto 1000kcal, el cuerpo intentará gastar solo 1000 kcal.

2. Problemas gastrointestinales

Las dietas muy restrictivas eliminan de manera importante el consumo de comida en general, limitando el acceso a variedad de alimentos y suficientes nutrimentos. Esto provoca intolerancias que pueden sentirse como distensión abdominal, gases, acidez, estreñimiento.

3. Sensación de debilidad e irritabilidad.

Para poder llevar a cabo todas nuestras actividades, necesitamos comer suficiente energía, hidratos de carbono, proteínas y lípidos. Si le estamos aportando muy pocas calorías y nutrimentos al cuerpo es normal que no podamos pensar con claridad, ni tengamos vitalidad para movernos.

4. Ansiedad/hambre

El hambre suele sentirse de diferentes maneras, dependiendo de la intensidad. Puede comenzar con ruidos y movimientos estomacales, pero si no es atendida con suficiente alimento las señales que el cuerpo emite se intensificarán. Una de las principales señales es la denominada “ansiedad por comer” que se experimenta como la urgencia por ingerir alimentos, sobre todo aquellos ricos en hidratos de carbono, como preparaciones dulces (postres, caramelos, chocolates). Muchos lo atribuyen a falta de “fuerza de voluntad”, pero en realidad es un proceso biológico de supervivencia.

4. Ansiedad/hambre

El hambre suele sentirse de diferentes maneras, dependiendo de la intensidad. Puede comenzar con ruidos y movimientos estomacales, pero si no es atendida con suficiente alimento las señales que el cuerpo emite se intensificarán. Una de las principales señales es la denominada “ansiedad por comer” que se experimenta como la urgencia por ingerir alimentos, sobre todo aquellos ricos en hidratos de carbono, como preparaciones dulces (postres, caramelos, chocolates). Muchos lo atribuyen a falta de “fuerza de voluntad”, pero en realidad es un proceso biológico de supervivencia.

Recuerda tener en cuenta todas estas recomendaciones, para que tu cuerpo no se vea afectado. A la hora de querer incursionar en un proceso alimenticio, basado en la denominada dieta, es recomendable consultar al médico.