Salud

¿Por qué quienes fuman suelen aparentar más edad?

Los daños que causa la nicotina no solo son internos, sino también externos

Los daños que puede generar la nicotina, son inminentes, y algunas personas están claras de ello, pero aún así la adicción al cigarrillo suele ser más fuerte que la voluntad de quienes lo fuman y no logran dejarlo. Muchas de esas personas, que a través de los años se han vuelto dependientes, consideran que las afectaciones que pueden sufrir son internas, pero no tienen en cuenta que el daño también se puede manifestar en el físico.

Uno de los daños más comunes en lo que a la apariencia respecta, es que el tabaco tiene la capacidad para manchar las encías, oscureciendo su color rosado natural y afectado estéticamente la manera en la que se ve sonrisa; pero además de eso, también puede manchar los dientes y cuando fuman de manera constante y muchos cigarrillos al día, también puede cambiar la alineación de la dentadura.

«El tabaco es un factor de riesgo independiente para el desarrollo de la periodontitis. Los fumadores tienen un riesgo tres veces mayor de sufrir periodontitis avanzada, siendo también la progresión de la patología más rápida. Presentan una destrucción periodontal mayor que los exfumadores y los que no habían fumado nunca. Tienen entre 2,5 y 6 veces más riesgo de sufrir enfermedades en los tejidos que rodean y soportan el diente en comparación con los no fumadores»; dice Cuidate Plus en su portal web. 

Por si eso fuera poco, la nicotina también causa envejecimiento de la piel pues genera la vasoconstricción de los vasos sanguíneos en el tejido dérmico y le resta oxígeno al país; de allí deriva el hecho de que las personas fumadoras aparenten más edad de la que tienen, o que incluso luzcan mayores que individuos que tienen menos años.

“El cigarrillo tiene un montón de sustancias nocivas que afectan todos los órganos y obviamente la piel, que es el más grande de todo el cuerpo”; explica el  dermatólogo Andrés Grueso, quien recuerda que a eso se suma el hecho de que la nicotina es invasiva en todos los aspectos, pues tiene la capacidad de alojarse en los tejidos, es decir en la piel, el cabello o la ropa; razón por la cual está el dicho de que «quienes fuman siempre huelen a cigarrillo».

Sabiendo esto,  ¿Por qué aún hay personas que fuman?

De acuerdo a lo que reseña Medical News Today, «cuando el cuerpo se expone a la nicotina, el individuo experimenta un ‘golpe’. Esto se debe en parte a que la nicotina estimula las glándulas suprarrenales, lo que provoca la liberación de adrenalina. Esta oleada de adrenalina estimula el cuerpo. Hay una liberación inmediata de glucosa, así como un aumento de la frecuencia cardíaca, la actividad respiratoria y la presión arterial».

Agrega además que «la nicotina también hace que el páncreas produzca menos insulina, lo que provoca un ligero aumento de azúcar en sangre o glucosa. Indirectamente, la nicotina provoca la liberación de dopamina en las áreas de placer y motivación del cerebro. Un efecto similar ocurre cuando las personas consumen heroína o cocaína. El consumidor de drogas experimenta una sensación placentera».