Estilo de vida

¿Por qué es necesario dormir con almohada?

El uso de las almohadas correctas es clave para obtener un descanso óptimo.

De acuerdo con los expertos, el uso de una almohada correcta es clave y fundamental para obtener un descanso óptimo y evitar dolores. Por ello es muy importante hacer una buena elección. Se ha evidenciado que gran parte de las molestias, sobre todo de la columna cervical y musculatura y tejidos de esta zona, se relacionan con este factor. Estas mejorarían con un buen soporte y apoyo de la cabeza durante el descanso.

Te puede interesar: Toma nota: alimentos para estimular el deseo sexual de la pareja

Por qué es necesaria la almohada

Según Innofisio, un centro especializado en fisioterapia, osteopatía y pilates, por el diseño de nuestro cuerpo, estamos preparados para sostener y soportar nuestro cuello mientras estamos de pie. Pero, cuando nos tumbamos, es necesario colocarlo en un soporte adecuado para su descanso. Por tanto, una almohada ideal es la que sostiene nuestro cuello al igual que nuestras vértebras y musculatura lo hacen cuando estamos de pie. Es decir, debe mantener una alineación correcta de nuestro cuello con respecto al resto de columna vertebral.

De la misma forma, no podemos olvidar que no es suficiente con tener una buena almohada, sino que hay que usarla correctamente. «Al igual que debemos prestar atención a nuestro colchón y la postura que adoptamos la hora de descansar. Existen multitud de tipos de almohadas, pero para una buena elección hay que tener en cuenta que la almohada debe sostener el peso de la cabeza. También debe adaptarse a ella sin deformarse demasiado, y ajustarse al espacio del cuello que queda libre en nuestra postura de descanso», explicó Innofisio.

Te puede interesar: ¿No puedes conciliar el sueño? Prueba estos remedios caseros para dormir mejor

Altura de la almohada. ¿Almohadas gruesas o finas? Esta es la recomendación

Es fundamental controlar la altura de la almohada para evitar problemas cervicales. Siempre debemos pensar que lo ideal es que nuestra almohada nos posicione el cuello en el eje de la columna, sin que la cabeza rote ni se lateralice. «Una mala postura en la cama también tiene mucho que ver con el uso de una almohada inadecuada. Por ejemplo, el uso de una almohada demasiado alta en la posición tumbado boca arriba provoca una exagerada flexión cervical. Esto propicia la aparición de tensiones y espasmos musculares en la zona cervical, así como en el resto de la columna», asegura el centro especializado en fisioterapia, osteopatía y pilates.

  • La recomendación para la posición de descanso de boca arriba (decúbito supino) es una almohada fina, pero no exageradamente delgada, pues provocaremos que el peso de la cabeza recaiga sobre los hombros de apoyo, forzando la extensión cervical. Debe de ser suficiente para que rellenemos con ella el hueco cervical (lordosis cervical).
  • En el caso de que durmamos en posición de lado (decúbito lateral), es recomendable usar una almohada más alta, que nos cubra todo el hueco lateral entre el hombro y la oreja, para que así reposemos la cabeza y eliminemos tensiones ya que dormiremos alineados.
  • Si nuestra posición para descansar es boca abajo (decúbito prono), la almohada debe ser lo más fina posible para no provocar una extensión y rotación exagerada de la cabeza.