Limpieza

¡OJO! Estos son los lugares de la casa que usualmente olvidamos limpiar

La limpieza de la casa puede volverse una práctica tan monótona, que en ocasiones existe la posibilidad de que quien la ejerce quede mecanizado haciendo siempre el aseo por los mismo sitios; pero olvidando (sin intención) algunas zonas que también necesitan atención pues al igual que el resto, acumulan bastante suciedad.

Esa suciedad no es beneficioso bajo ningún concepto; los factores son muchos. En principio no aporta nada a la estética del inmueble, asimismo con ello se acumulan bacterias que pueden causar alergias o enfermedades cutáneas, y por último, según los creyentes de las buenas y malas energías, eso no aporta a nada a que las vibras estén altas y haya armonía en la vivienda.

Además debes tener en cuenta que mientras más suciedad dejas acumular en tu casa, más difícil y tardío será el proceso de limpieza; te puede resultan tan engorroso al punto de que hacerlo sea un calvario pues podrá más tu interés de descansar de todo, que de hacer el aseo.

Sabiendo esto, es importante entonces que tengas en cuenta cada detalle y conocer los lugares que a veces pasan desapercibidos y completan meses acumulando gérmenes. Te los contamos a continuación.

Lugares de la casa que olvidas

La barra de las cortinas: por su cercanía con el techo estas no reciben tanta ventilación que pueda restar naturalmente el nivel de polvo que acumulan. Es por ello que cada vez que puedas, acércate a ella y aséalas; si no alcanzas y no puedes montarte en una silla o escalera, utiliza un plumero o un escoba que te ayude a llegar a ese sitio.

Las ventanillas del aire acondicionado: estás también son potenciales acumuladoras de suciedad, la cual no solo es peligrosa porque se expande en el ambiente con la ventilación, sino que también mengua la operatividad del equipo, pues pueden hacer menos frío.

Debajo del sofá: existe un dicho popular que reza que «las personas limpian solo por donde pasa la suegra», haciendo referencia a que lo hacen únicamente por los lugares que son visibles; y es entonces cuando se les escapa zona como la parte baja del sofá o las camas.

Bibliotecas y estanterías: si el aire es un potencial acumulador de polvo, estas lo son dos veces más. Generalmente tienen libros y elementos cuyo uso no es cotidiano y por eso tienden a represar mucha más suciedad e incluso insectos, que otros espacios de la casa.

La mampara de la ducha: si no la limpias constantemente, te estarás bañando a diario con agua contaminada, porque todo lo que hay se filtra con el agua que estará cayendo en tu cuerpo.

Los colchones: estos se deben limpiar de manera recurrente pues acumulan el sudor de las personas cuando se acuestan sobre ellos. Puedes limpiarlos con vinagre y bicarbonato, cuidando siempre esperar que se seque para volverlo a usar. También recomienda cambiar el lado periódicamente y sacarlo al sol cada seis meses para que la luz natural acabe con los ácaros que acumulan este tipo de elementos del hogar.