Limpieza

No pase pena y sorprenda a la visita con una nevera bien limpia

Sea muy precavido a la hora de llevar a una visita a su casa. Debe tener en cuenta que todo debe lucir en orden y muy limpio. Recuerde que el ser humilde no quita ser pulcro y todo en su lugar y bien aseado luce de maravillas. Acá le daremos a conocer una serie de trucos para que mantenga su nevera reluciente, ya que es la que uno más utiliza cuando una visita acude al hogar.

Según los conocedores del tema el frigorífico, como se le suele llamar en algunos países también a la nevera, es algo muy olvidado. Las personas dejan de último su mantenimiento, a diferencia de la limpieza de la estufa u otros productos que se usan en la cocina.

Al menos así lo certificó en 2010 un estudio de la Global Hygiene Council para el que se examinaron muestras de hogares de nueve países diferentes. Durante la investigación, se descubrió que en el 40% de las casas, el interior de las neveras tenían altos niveles de bacterias y moho. Esto son capaces de afectar a los alimentos conservados.

Aunque las personas desconozcan del tema, los alimentos dañados conllevan a la descomposición de los otros y eso sería muy perjudicial para salud. Por todo lo explicado, acá te enseñamos como hacerle un buen aseo a la nevera para que luzca brillante y cuides tu salud.

Lea también: Flacidez en los senos: aprende a prevenirla 

Las recomendaciones
  1. Lo primero que debes hacer es desconectar la nevera:  no solo ahorraremos energía, también podrás trabajar de manera más cómoda. No escuchará que el pitido de la puerta esté sonando mientras realizas el aseo. También es aconsejable porque la corriente es enemiga del agua.
  2. Sacar los alimentos: lo ideal es que los productos sacados del refrigerador sean almacenados en bolsas plásticas o térmicas, mientras realizas la limpieza. Así evitas que le caiga algún tipo de bacteria o sucio. Si no tienes bolsas especiales en cualquier recipiente también la puedes guardar.
  3. Quite las piezas que trae la nevera, las que se desmontan: Las hueveras, los cajones, las bandejas y las otras piezas desmontables pueden lavarse fuera, bien con jabón, bien metiéndolas en el lavaplatos.
  4. Limpiar con agua y jabón: mientras se secan las partes desmontables, podremos empieza a limpiar con un paño húmedo y jabón neutro. Sin embargo, esto no acaba con las bacterias. Esto primer paso únicamente sirve para eliminar la suciedad superficial por ejemplo, las manchas o las incrustaciones.

  5. Use vinagre: para eliminar las bacterias es fundamental este producto. Debido a su acidez es un desinfectante natural que no deja residuos sintéticos. Si se prefiere, existen también productos específicos para descontaminar el aparato.

  6. El secado: deje la puerta abierta de la nevera para que se vaya la humedad. Si quiere acelerar el proceso puede pasarle un papel en seco por la parte de afuera. Así evitas que las puertas y los laterales queden machados. Para la parte interior puedes usar un paño absorbente para quitar toda el agua que puede tener acumulada.