Salud

Muere niño de seis años por consumir bebida energética

El pequeño vio un vaso sobre la mesa que estaba lleno de esta bebida.

En el noreste de México falleció un menor de 6 años después de que, según varios informes, consumiera una bebida energizante. El caso se presentó el pasado 16 de abril, exactamente en la casa de la abuela del pequeño. Según un informe, el pequeño de seis años respondía al nombre de Francisco Cervantes, quien vio un vaso sobre la mesa que estaba lleno de esta bebida energizante.

De acuerdo con los medios aztecas, aunque el niño de 6 años desconocía qué era lo contenía ese se la tomó toda por la sed que tenía. Inmediatamente comenzó a sentirse enfermo con molestias, por lo que fue trasladado al hospital Alfredo Pumarejo por sus familiares. Tras el ingreso, los médicos le comentaron a sus padres que el diagnóstico del niño era intoxicación, pero posteriormente, muerte cerebral.

Por un tiempo de 6 días Francisco Cervantes permaneció hospitalizado y conectado a un respirador artificial. Inicialmente su madre evitó que lo desconectaran, sin embargo, al ver que ya no se podía hacer nada ante la situación, accedió. “Lamentablemente mi hijo no aguantó más. Ahorita vamos a ver los gastos del funeral para darle cristiana sepultura”, comentó la madre del pequeño desde México. Varios especialistas en salud aconsejan que los niños no consuman bebidas energizantes, debido al alto contenido de cafeína y azúcar. Por ahora se desconoce si el pequeño tenía alguna condición de salud preexistente conocida.

El riesgo del consumo de bebidas energéticas

El Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha publicado un informe sobre los riesgos asociados al consumo de bebidas energéticas. Un tipo de bebidas que ha experimentado un vertiginoso auge sobre todo entre las personas más jóvenes (Actualmente supone un 2 % del total de bebidas refrescantes consumidas a nivel estatal).

Peligros para la salud

La cafeína es el ingrediente principal de estas bebidas que suelen añadir en sus formulaciones otros ingredientes activos como; la taurina, L-carnitina, D-glucurono-γ-lactona, vitaminas e incluso ingredientes a base de plantas como ginseng, guaraná y ginkgo, entre otros. El consumo de 1,4 miligramos de cafeína por kilo de peso al día puede conllevar insomnio y reducción de la duración del sueño. Si la ingesta supera los 3 miligramos, entraña riesgos cardiovasculares y hematológicos, neurológicos y psico-comportamentales.

También hay que tener en cuenta las posibles interacciones medicamentosas, así como de la presencia de otros componentes con principios activos “naturales” como el ginseng o el gingko. Estas últimos, aunque “naturales” están contraindicados durante el embarazo y la lactancia. En el caso del ginseng, también durante la infancia y adolescencia. Otro de los posibles peligros es ingesta combinada con bebidas alcohólicas. Según los resultados de ESTUDES (Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias) el 16% de los y las estudiantes de 14 a 18 años encuestados, habían mezclado alcohol con bebidas energéticas en los últimos 30 días. Teniendo en cuenta que los envases más habituales de este producto contienen 32 miligramos de cafeína por cada 100 mililitros, el Comité Científico de la AESAN remarca los potenciales riesgos para la salud que conlleva las presentaciones en envases de 300 a 500 mililitros que se comercializan en la actualidad.