Salud

Los errores más frecuentes que impiden una alimentación sana

"Comer por cualquier motivación que no sea hambre, eso es lo peor".

«Comer por cualquier motivación que no sea hambre, eso es lo peor», advierte Carlos Mendívil, diabetólogo, doctor en nutrición y metabolismo. Y es que la mayoría de los expertos coinciden a la hora de escoger, preparar y consumir los alimentos, puede estar cometiendo errores que lo desvíen de una alimentación sana como, por ejemplo, comer sin hambre.

Según los expertos, otro error común es el consumo de alimentos ultraprocesados. Es por esto que se recomienda leer la etiqueta nutricional o fijarse en la lista de ingredientes. “Si identificamos algunos de estos cinco: azúcar añadido en cualquier denominación, aceites vegetales industriales, glutamato, colorantes, harina refinada o harinas fortificadas, claramente, este alimento es un ultraprocesado”, sostiene Óscar Rosero, endocrinólogo.

Te puede interesar: Toma nota: alimentos para estimular el deseo sexual de la pareja

Por su parte, el doctor Carlos Mendívil sugiere poner también la atención sobre las bebidas: “Realmente, a lo largo de la evolución, nosotros, nuestro organismo, se adaptó a tomar bebidas que no tuvieran calorías porque en su mayoría eran agua. Hoy en día podemos consumir agua o hay varias alternativas comerciales de bebidas que pueden tener sabor, pero no calorías, pero consumir, por ejemplo, jugos, que es algo que todo el mundo coincide como algo buenísimo, tradicional, es malísimo”.

Entre tanto, ¿Qué decir de ayunos y dietas especiales? “Antes de hablar de ayuno, digo yo: ‘Venga, organicemos nuestros horarios, definamos que el día se hizo para comer y que la noche se hizo para descansar, como lo hacían los ancestros y, quizás así, nuestra carga emotiva y la carga metabólica de comer tarde van disminuyendo el impacto y vamos a encontrar verdadera recuperación en torno a lo que significan horarios de alimentación”, indica el endocrinólogo Rosero.

¿Por qué el arroz se convierte en azúcar en el cuerpo?

Diversos estudios publicados por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han indicado que el arroz blanco causa aumentos bruscos en los niveles de glucosa en la sangre, lo cual es un riesgo de diabetes. Los científicos descubrieron que quienes consumían cinco o más porciones de arroz blanco a la semana tenían 17 % más riesgo de diabetes que quienes consumían menos de una porción al mes.

De acuerdo con las investigaciones, este proceso se da porque, mientras se refina el arroz, el producto , pierde nutrientes. “El alto índice glicémico que produce el consumo de arroz blanco probablemente es la consecuencia de la alteración en la estructura física y botánica de los granos de arroz durante el proceso de refinado, en el cual se le retira casi todo el salvado y parte del germen”, dijo Qi Sun, quien dirigió la investigación.

La otra consecuencia del proceso de refinado incluye la pérdida de fibra, vitaminas, magnesio y otros minerales, lignanos, fitoestrógenos y ácido fítico, muchos de los cuales podrían ser factores protectores contra el riesgo de diabetes”, añadió. “Desde el punto de vista de la salud pública, debería recomendarse el reemplazo de granos refinados como el arroz blanco por granos integrales, incluido el arroz integral para facilitar la prevención de la diabetes tipo 2″, acotaron.