Estilo de vida

Los beneficios de comer menos carne

Las comidas sin carne se basan en los frijoles, las lentejas y los granos integrales.

Puede ser un desafío servir comidas saludables cuando estás tratando de ahorrar dinero. Piensa en la posibilidad de servir comidas sin carne, económicas, una o dos veces por semana. Las comidas sin carne se basan en los frijoles, las lentejas, las verduras y los granos integrales. Estas proteínas de origen vegetal tienden a ser menos costosas y ofrecen más beneficios para la salud que la carne.

El factor salud

De acuerdo con la Clínica Mayo, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, una alimentación basada en productos de origen vegetal que enfatiza el consumo de frutas, verduras, cereales, frijoles, legumbres y frutos secos, tiene un alto contenido de fibra, vitaminas y otros nutrientes. Y las personas que no comen carne – los vegetarianos – por lo general consumen menos calorías y menos grasa, son más delgados y tienen un riesgo más bajo de padecer enfermedad cardíaca en comparación con los no vegetarianos.

«Incluso reducir el consumo de carne ya ejerce un efecto protector. En las investigaciones se ha podido observar que las personas que consumen carnes rojas tienen un riesgo más elevado de morir por causa de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular o diabetes. Las carnes procesadas también aumentan el riesgo de fallecer por causa de alguna de estas enfermedades. Y lo que no comes también puede dañar tu salud. Una alimentación baja en frutos secos, semillas, mariscos, frutas y verduras también aumenta el riesgo de muerte», expresó Mayo Clinic.

Consume comidas sin carne una o dos veces por semana

No tienes por qué interrumpirla de repente. En su lugar, trata de comer comidas que no incluyan carne. Considera la posibilidad de no comer carne un día a la semana. Si no te gusta la idea de un día entero sin carne, comienza con un par de cenas sin carne cada semana. Planea comidas que incluyan los platos principales que más te gusten que, generalmente, se preparan sin carne, como lasaña, sopa o ensalada de fideos. O bien, intenta reemplazar la carne por los siguientes alimentos ricos en proteínas en tus recetas favoritas:

  • Frijoles y legumbres: excelentes en cazuelas y ensaladas
  • Frijoles refritos vegetarianos: un buen sustituto de la carne en los burritos y los tacos
  • Tofu: un complemento perfecto para los platos salteados

Cuando hay carne en el menú

Cuando tus comidas incluyan carne, no te excedas. Elige cortes magros y evita las porciones demasiado grandes. Una porción de proteína no debe tener más de 3 onzas (85 gramos), o aproximadamente el tamaño de una baraja de cartas, y no debe ocupar más de una cuarta parte de tu plato. Las verduras y las frutas deben cubrir la mitad de tu plato. Los granos integrales deben conformar el resto del plato.

La mayoría de los estadounidenses obtienen suficiente proteína en sus dietas. La cantidad diaria de proteína es de 50 gramos basado en una dieta de 2000 calorías. Por supuesto, tus necesidades de proteínas individuales variarán según factores, como el tamaño corporal, las afecciones médicas y el nivel de actividad. Los adultos generalmente necesitan alrededor de 5 1/2 onzas (150 g) de proteínas al día, y recuerda que hay otras opciones aparte de la carne.