Salud

Lo que debes hacer para tener un corazón bien sano

Siempre se ha sabido que la alimentación puede ser fundamental en la prevención de enfermedades. Pero no todo es así también convertirse en un factor de riesgo para desarrollarlas o agravarlas. Por eso se recomienda mantener una dieta sana para mantener el cuerpo bien cuidado en especial el corazón que en muchas ocasiones es el órgano que más sufre por múltiples factores.

Un patrón dietético saludable se asocia a una mejor estructura y función del corazón, e incluye pautas detalladas para poder incorporarlo como hábito. Sin duda, que comer saludable es la mejor ganancia que puede tener el ser humano.

El trabajo se presentará en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), en las que se comparten los últimos avances científicos, investigaciones y actualizaciones de las prácticas clínicas basadas en la evidencia en el área de la ciencia cardiovascular para profesionales de la salud en todo el mundo.

La investigación la realizaron basada en la dieta  DASH. Es baja en grasas totales, grasas saturadas y colesterol, y rica en frutas, verduras y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa.

Lea también: Vicks VapoRub, un tarrito que hace milagros ¡Descúbrelo acá´!

La dieta incluye alimentos que son más ricos en potasio, calcio y magnesio y más baja en sal que la alimentación diaria típica. Medline Plus menciona que las metas de la dieta DASH son:

  • Reducir el sodio a no más de 2,300 mg por día. Lo ideal es consumir solo 1,500 mg.
  • Disminuir la grasa saturada hasta el 6 % y la grasa total al 27 % de las calorías diarias. Es importante incluir productos lácteos bajos en grasa, pues pueden ser una opción saludable para bajar la presión arterial sistólica.
  • Al elegir grasas, que sean saludables como el aceite de oliva y el aceite de canola.
  • Elegir los granos integrales antes que los productos de harina blanca o pasta.
  • Consumir frutas y verduras frescas todos los días.
  • Comer nueces, semillas o legumbres (frijoles o guisantes) todos los días.
  • Elegir cantidades moderadas de proteína.
  • Disminuir los carbohidratos a 55 % de las calorías diarias.
  • Disminuir el colesterol a 150 mg.
  • Obtener al menos 30 gramos de fibra diariamente.

Los investigadores se centraron en evaluar el cumplimiento de dos patrones alimentarios saludables. El estudio lo hicieron del 2008 al 2011. En su visita inicial, los participantes respondieron preguntas detalladas sobre su consumo de alimentos durante el período de 24 horas anterior y se les volvió a consultar al respecto mediante una llamada telefónica de 5 a 45 días después.

Todos los participantes (más de la mitad eran mujeres) se sometieron a un ecocardiograma para medir la función del corazón (incluida la fracción de sangre bombeada con cada contracción) y la estructura cardíaca (en particular, el grosor de las paredes del corazón).

¿Qué hallaron los investigadores? Que los participantes con mayor adherencia a las pautas contenidas en esos planes de alimentación mostraban mejor estructura y función cardíaca.

¿Qué significa eso? Que un cumplimiento mayor de cualquiera de los planes dietéticos se asoció con una mayor fracción de sangre bombeada con cada latido del corazón, de acuerdo a lo observado en los ecocardiogramas.