Salud

Estos consejos te pueden ayudar a reducir los errores en la medicación

Los errores de medicamentos causan daños a cientos de miles de personas todos los años.

Los errores de medicamentos se refieren a errores en la prescripción, dispensación y administración de medicamentos. Causan daños a cientos de miles de personas todos los años en el mundo. Sin embargo, la mayoría de los errores de medicamentos se pueden prevenir. ¿Cómo puede protegerte y proteger a tu familia?

«Una de las mejores formas de reducir el riesgo de un error en los medicamentos es participar activamente en tu propia atención médica. Conoce los medicamentos que tomas, incluidos los posibles efectos secundarios. Nunca dudes en hacer preguntas o compartir inquietudes con tu médico, farmacéutico y otros proveedores de atención médica», explica la Clínica Mayo.

Te puede interesar: ¿La vista le falla? Acá algunas señales de que sus ojos no están sanos

Conoce cómo evitar errores en la medicación

El conocimiento es tu mejor defensa. Si no has entendido algo que te dijo tu médico, pide que te lo explique. Cada vez que comiences a tomar un nuevo medicamento, debes conocer las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la marca o el nombre genérico de la medicación?
  • ¿Qué se supone que hace esta medicación? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que vea algún resultado?
  • ¿Cuál es la dosis? ¿Durante cuánto tiempo debo tomarlo?
  • ¿Qué debo hacer si me olvido una dosis?
  • ¿Qué debo hacer si, por accidente, tomo más que la dosis recomendada?
  • ¿Existe algún alimento, bebida, medicamento o actividad que deba evitar mientras tome este medicamento?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios? ¿Qué debo hacer si ocurren?
  • ¿Este nuevo medicamento interferirá con los otros medicamentos que tomo? Si es así, ¿cómo?

Tu médico puede prevenir errores en la medicación si usa una computadora para ingresar e imprimir (o enviar digitalmente) todos los detalles de la receta médica, en vez de escribir la receta a mano.

Evita estos errores

Ciertas personas padecieron algunos de los siguientes errores en la medicación. No cometas estos mismos errores:

  • Confundir gotas para los oídos con gotas para los ojos. Siempre verifica la etiqueta. Si en la etiqueta de un medicamento se lee «ótico» es para los oídos. Si se lee «oftálmico», es para los ojos.
  • Masticar cosas que no son masticables. No pienses que masticar un comprimido es tan bueno como tragarlo. Hay algunos medicamentos que jamás se deben masticar, cortar ni triturar. Si lo haces, podría cambiar la manera en que los absorbe el organismo.
  • Cortar los comprimidos. Jamás cortes un comprimido, a menos que tu médico o tu farmacéutico te hayan dicho que es seguro hacerlo. Algunos medicamentos no deben cortarse porque tienen un recubrimiento especial para tener acción prolongada o para proteger el estómago.
  • Usar la cuchara equivocada. Las cucharas que guardas en tu cajón de los cubiertos no son cucharas para medir. Para tener una dosis exacta, utiliza una jeringa oral (se consigue en la farmacia) o el recipiente de dosificación que vino con el medicamento.