Limpieza

¿Es verdad que se debe lavar el pollo? Te lo contamos

EL PAÑO O LA SERVILLETA

Con el paño o la servilleta lo que vas a hacer es quitar la grasa que deseas desechar, los huesos que quieres cortar y todo aquella que tenga el pollo y que tú no desees consumir. Si tus manos entran en contacto con el pollo, lávalas inmediatamente no te toques la cara, y no toques otras cosas porque las vas a contaminar.

Ahora bien, si sientes que es estrictamente necesario lavar tu presa, entonces hazlo pero con mucho cuidado, despeja los alrededores y así evitas contaminar platos o utensilios. No lo laves bajo el chorro de agua porque eso por razones lógicas hará que haya salpicaduras, mejor echa agua en un recipiente y allí lo haces.

DESINFECTA LAS HERRAMIENTAS

Por último, desinfecta con cloro todo lo que hayas usado para limpiar o lavar el pollo, ya sea el paño, el recipiente, las tablas, o cualquier utensilio. Como mencionamos anteriormente, la idea es que puedas evitar que la bacteria que trae naturalmente esta proteína, se propague por otras partes de la casa.

Esa práctica de desinfección debes hacerla después de cada vez que limpies o laves pollo, sobre todo el paño y las tablas ya que estos pueden convertirse fácilmente en todo un reservorio de bacterias que de a poco te pueden ir contaminando a tí y a toda tu familia.

 

 

1 2