Colombia

En peligro estuvo Yeferson Cossio y su hermana en México: «Nos querían matar»

Un duro momento vivió el creador de contenido Yeferson Cossio y su hermana en México, donde sus vidas estuvieron en peligro. Todo ocurrió en medio de una fiesta a donde asistieron en compañía de personas cercanas a ellos que quedaron atónitas con lo sucedido.

El reconocido en las redes sociales dijo que lo que sería una noche de diversión terminó con mucha preocupación. Pues, su hermana terminó en una sala de urgencia producto de una intoxicación. Al parecer,  aparentemente seguidores de los ‘influenciadores’, se acercaron a ellos y les echaran sustancias psicoactivas en las bebidas que estaban ingiriendo.

Esto provocó la ira de Cossio, quien dejó claro que de ahora en adelante no aceptará fotos ni saludos en medio de una fiesta. Desde hace algún tiempo el apuesto galán había dicho que no tenía paz cuando salía a la calle porque las personas se le abalanzaban para pedirle fotos, autógrafos e incluso dinero.

Lea también: Sonaron las campanas: ‘Nina’ Rodríguez y el actor Juan Fernando Sánchez se casaron

El joven a través de su red social Instagram contó el mal momento que pasaron y por lo cual estuvieron en peligro de muerte.

“Fuimos a un festival a Tulum. Apenas llegamos nos hicieron en una mesa y de inmediato llegaron entre 6 o 7 mujeres muy eufóricas a pedir fotos. Eran de Pereira y, como nosotros somos muy amigables con la gente no pusimos problema”, dijo inicialmente.

En medio de su relato contó que las mujeres no estaban sola y que un hombre las acompañaba. El ver como ellas se tomaban fotos desató la furia del sujeto.

“Yo volteo a ver y Zion (uno de sus amigos) estaba furioso, pero nadie me quería decir nada. Inicialmente pensé que nos estaban coqueteando y que iba a haber problemas. Volteo a mirar y estaban 7 hombres rodeándonos, que eran los escoltas de alguien que se enojó porque su ‘ganado’ se había venido donde nosotros”, afirmó.

Cossio dijo que pidió la ayuda de unos meseros para que los cambiaran de puesto y así evitar problemas. Justo cuando se disponían a hacerlo su hermana sufrió un desmayo. Pensó que estaba bromeando, al percatarse que no era así la mandó a urgencia y en las pruebas de toxicología comprobaron que la habían drogado.

“Uno va a quedar como un creído, pero no me importa. Si usted es una mujer o un hombre gay y están en una fiesta acompañados, ni me saluden porque los voy a ignorar. Eso del más buena gente del mundo se acabó. Prefiero quedar como el malo”, concluyó.

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -