Estilo de vida

El test que debes aplicar para saber si llevas una alimentación saludable

Al hablar de salud y bienestar es indispensable tener en cuenta una buena alimentación para que el cuerpo esté saludable. Muchos hablan de dietas y de productos que consumen para aparentemente estar sano, pero en realidad no saben si lo que comen es efectivo. Acá daremos a conocer un test el cual usted debe aplicar para saber si va por el camino correcto.

Mientras que algunas personas confían en la publicidad de la industria alimentaria, otras desdeñan sus productos por el empleo de aditivos artificiales y métodos de elaboración que buscan sobre todo abaratar costes y prolongar el periodo de conservación.

La primera interrogante del test es saber su eliges los alimentos naturales. Existe una regla general y de sentido común que puede ser de gran ayuda: mucho de cualquier cosa no suele ser lo mejor. Tomar cantidades moderadas (de cada alimento y en total) de una amplia variedad de alimentos es una buena costumbre.

Las indicaciones que vienen realizando los médicos naturistas desde hace ya un siglo se han ido convirtiendo año tras año en las recomendaciones oficiales. Lo hemos comprobado en el prestigio que se han ganado los alimentos integrales y las frutas y las hortalizas frescas.

Si la visión naturista de la alimentación sigue conquistando terreno, en los próximos años veremos cómo se recomendará que se consuman los alimentos lo más cerca posible de su estado natural, ya sea crudos o preparados de manera que se alteren lo menos posible (como en la cocción al vapor). Los alimentos de producción ecológica serán probablemente los más apreciados.

Lea también: El apasionado beso de Madonna a una artista en concierto ¿Quién será?

2. ¿TOMAS LOS CEREALES, LEGUMBRES Y SUS DERIVADOS ADECUADOS?

Los cereales y las legumbres proporcionan energía, fibra, vitaminas y minerales, y son en general aliados de la salud.

La premisa para que la elección del alimento sea correcta es que se prefiera siempre el grano entero. En cambio, cuanto más molido y refinado sea el producto final, menos ventajas para la salud tiene y puede incluso convertirse en un problema. La razón es que en la cáscara de los granos se halla la mayor concentración de nutrientes.

Los cereales integrales y las legumbres proporcionan junto a la fibra, hidratos de carbono, proteínas vegetales, vitaminas del grupo B, vitamina E, ácido fólico, minerales (magnesio, potasio, fósforo, calcio, hierro… ) y fitoquímicos (flavonoides, fitoestrógenos y ácidos fenólicos).

Si has leído el test hasta este momento y has aplicado lo que se indica vas por buen camino:

  • Las vitaminas y los minerales fortalecen el sistema nervioso, favoreciendo la concentración mental, y la función muscular.
  • Las proteínas vegetales contrarrestan el posible exceso de proteínas de origen animal.
  • Los fitoquímicos protegen el corazón y el sistema cardiocirculatorio y disminuyen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.
CONSEJOS SOBRE EL PAPEL EN LA DIETA DE CEREALES Y LEGUMBRES
  • Los cereales son la fuente principal de energía en la alimentación diaria y proporcionan una cantidad significativa de proteínas (8-13 %).
  • Las legumbres son aún más proteicas ( del 20% en general al 36% en la soja) y deberían consumirse como mínimo dos o tres veces a la semana.
  • El pan integral y los panecillos por desgracia no siempre está hechos de grano integral y a menudo contienen grasas y aditivos innecesarios. Sigue habiendo productos en el mercado que están coloreados con melaza, extracto de malta o siropes. Conviene preguntar al vendedor si no se está seguro de la calidad del alimento.
  • Los copos de cereales, que son preferibles a los granos inflados (porque éstos se transforman en glucosa demasiado rápido), dan un toque diferente a yogures y ensaladas de frutas. Los copos se pueden tostar en una sartén sin aceite antes de consumirlos para que resulten más crujientes y sabrosos.
  • En cuanto a las legumbres, conviene aprovecharse de la riqueza existente.
    • Hay variedades de lentejas, garbanzos, guisantes, habas, judías y altramuces empleadas desde hace milenios en la dieta mediterránea.
    • De Oriente llegan «nuevas legumbres» con grandes propiedades nutritivas como la soja (con toda la gama de sus derivados), las judías mungo y las azuki.