Chile

El desesperante llamado de Pablo Vargas, exchico rojo: “necesito protección”

En el ojo de la atención se encuentra el bailarín Pablo Vargas, quien al parecer atraviesa por un momento difícil. A través de varios mensajes que colgó en sus historias de Instagram le hizo saber a sus seguidores que no anda nada bien. De inmediato, las alarmas se encendieron, y aún más cuando manifestó que «necesitaba protección».

En un primer mensaje dijo lo siguiente: «No quería llegar a esto. Quiero dejar constancia que si desaparezco, es por una conspiración del supuesto hermano Néstor Vargas y lo más triste, mi mamá y familia». La confesión ha sido bastante fuerte porque con la palabra «desaparezco» haría inferencia de que su vida estaría en peligro.

El reconocido hombre no solo se quedó con ese mensaje. Minutos después dijo:  «Necesito protección», causando la preocupación de sus seguidores de redes sociales. Ya que luego hizo una particular petición: «¿Alguien me podría ayudar con alojamiento unos días, mientras me levanto de este tremendo golpe?».

De manera rápida los comentarios no se hicieron esperar. Sus seguidores preguntaban qué le pasaba a fondo y al parecer todo es por una herencia familiar, en la que querrían dejarlo por fuera y por eso realiza la denuncia de manera pública.

Lea también: Juan Pablo Raba: «Nos han marraneado los derechos de ‘Mi gorda bella’

Luego apuntó que «es la única forma de defenderme de lo malo que son, y es por la herencia de mi papá».  «Nunca pensé que llegarían a esto», sostuvo, para indicar que «no tiene que ver con una cosa de vida. Sin embargo, algo hacen y esta es la única forma de defenderme de todos. Una tristeza tremenda», agregó en su último comentario.

¿Quién es el bailarín?

Vargas hace 18 años debutó en la televisión chilena en el programa «Rojo», el cual fue un semillero de nuevos talentos y personalidades ligadas al canto y al baile. Él llegó a la final, pero pese a no ganar logró hacerse un nombre en la televisión chilena.

Allí estuvo durante varios años como parte del «Clan Rojo», lo que le valió fama y también años de popularidad, convirtiéndose en uno de los bailarines de la televisión más queridos del medio local.

Tras el fin del programa, en 2008, continuó apareciendo en la pantalla chica pero ahora con apariciones más esporádicas, puesto que era citado a programas de forma recurrente, aunque no con la cotidianidad que tuvo durante las temporadas que estuvo al aire el programa.

Vargas aprovechó su talento para montar una escuela de danza, y también para estudiar periodismo. En una entrevista que dio en 2020, el bailarín comentó que trabaja como reportero de un proyecto educativo, llamado Talentos para el mundo en La Araucanía.

«La idea es recuperar y motivar la educación desde las artes y lo importante es que abordamos colegios en riesgo social», aseguró en dicha ocasión, desechando además retomar su carrera en el mundo de las comunicaciones mediáticas.

«Soy súper feliz de no estar ahí. No reniego de mi pasado, pero actualmente está complicado el mensaje que se entrega, no sé si me identifica tanto», remató en aquel entonces.