Estilo de vida

¿Deseas cultivar la alegría? Estos consejos podrían ayudarte

Muchas personas consideran que la felicidad es todo en la vida, no se puede comprar ni con una fortuna, pero tú mismo la puedes construir.

Muchas personas consideran que la felicidad es todo en la vida, es algo que no se puede comprar ni con una fortuna, pero tú mismo la puedes construir. Lastimosamente no aparece por arte de magia. Ni siquiera es algo que te sucede. Es algo que puedes cultivar.

La ciencia señala que solo un pequeño porcentaje de la variación en los informes de felicidad de las personas puede explicarse por las diferencias en sus circunstancias. Al parecer, la mayor parte de lo que determina la felicidad se debe a la personalidad y, lo que es más importante, a los pensamientos y comportamientos que se pueden cambiar. Entonces, sí: puedes aprender a ser feliz, o al menos más feliz.

Aquí te traemos algunos consejos de Mayo Clinic que te ayudarían a ser feliz

Cultiva las relaciones

Rodéate de personas felices. Rodearse de personas que estén contentas levanta el ánimo. Y cuando eres feliz, aportas algo a quienes te rodean. Si tienes amigos y familiares que te apoyan en los momentos difíciles y celebran contigo en los buenos momentos, tómate el tiempo de fomentar esas relaciones. «Imagina que tienes una cuenta bancaria emocional. Llénala de palabras y acciones amables. Ten cuidado y sé amable ante la crítica. Hazles saber a las personas que agradeces lo que hacen por ti o que simplemente te alegras de que sean parte de tu vida», señala la entidad.

Practica la gratitud

La gratitud es más que decir gracias. Es sentir asombro, aprecio y sí, agradecimiento por la vida. Es fácil vivir la vida sin reconocer la buena fortuna que tienes. Con frecuencia, es necesario que las personas atraviesen una enfermedad grave u otro evento trágico para apreciar las buenas cosas que tienen en su vida. No esperes que te pase algo así. Comprométete a poner en práctica la gratitud.

Cultiva el optimismo

Desarrolla el hábito de ver el lado positivo de las cosas. No es necesario que seas exageradamente optimista; después de todo, las cosas malas sí suceden. Sería tonto hacer de cuenta que no es así. Pero no tienes que dejar que lo negativo tiña toda tu perspectiva de la vida. Recuerda que lo bueno que tienes casi siempre supera lo malo. Si por naturaleza no eres una persona optimista, es posible que te lleve tiempo cambiar tu forma de pensar pesimista. Comienza reconociendo los pensamientos negativos cuando los tienes.

Encuentra tu propósito

Las personas que se esfuerzan por cumplir un objetivo o lograr una misión (ya sea cultivar un huerto, cuidar niños u honrar la espiritualidad propia) son más felices que aquellas que no tienen dichas aspiraciones. Tener un objetivo proporciona un sentido de propósito, refuerza la autoestima y une a las personas.

Vive en el presente

No pospongas la alegría esperando el día en que tengas menos ocupaciones o la vida sea menos estresante. Ese día puede no llegar nunca. En lugar de esto, busca oportunidades para saborear los pequeños placeres de la vida diaria. Enfócate en lo positivo en el momento presente, en lugar de pensar en el pasado o preocuparte por el futuro. Pasar tiempo con amigos o familiares que te den su apoyo, cultivar una actitud agradecida y una visión optimista de la vida, poner tu atención en tu propósito y vivir en el presente puede ayudarte a ser más feliz. Empieza hoy mismo a trabajar para lograr tu objetivo de ser una persona más feliz, y encuentra la forma, cada día, de implementar estas estrategias.