Estilo de vida

Consejos profesionales para correr sin preocupaciones

¿INCONTINENCIA AL CORRER?

De acuerdo con la Clínica Mayo, que es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, la pérdida de orina, también conocida como incontinencia urinaria de esfuerzo, es, a lo sumo, algo que se habla por lo bajo en los grupos de madres. Y, en el peor de los casos, o bien se tolera o bien se considera un motivo para evitar actividades saludables que pueden desencadenarla.

«La ropa interior especial diseñada para absorber las fugas de la vejiga es una prueba de lo común que es este problema. Y aunque tanto el embarazo como el parto pueden ser desencadenantes, no es solo un problema de las madres. Según se determinó a partir de estudio, el 45 % de las mujeres atletas experimentaron algunos síntomas; el 76 % de las encuestadas no habían dado a luz», dice la entidad.

COMIENZA CON TU RESPIRACIÓN

«Muchas personas piensan que la pérdida de orina al correr se debe a un suelo de la pelvis débil y que deben hacer más ejercicios de Kegel para fortalecerlo», dice Dunfee. «Eso podría influir, pero normalmente se trata de un sistema defectuoso en lugar de un solo problema muscular».

Lo ideal es que cuando inhales, el diafragma y el suelo de la pelvis se relajen y bajen, y las costillas y el vientre se expandan. Cuando exhalas, suben y se contraen naturalmente. Esa amplitud de movimiento saludable es importante porque ayuda a absorber el impacto y a controlar la presión. Si te agarras los abdominales o aprietas el suelo de la pelvis para tratar de evitar orinar, en realidad puedes empeorar las cosas, advierte Dunfee. Si tienes debilidad en el suelo de la pelvis, solo hacer muchos ejercicios de Kegel no es la respuesta. La práctica de cómo coordinar la respiración con una contracción de Kegel puede ayudar: inhala, relájate y expande, luego exhala, contrae y levanta el suelo de la pelvis mientras contraes los abdominales.

1 2 3Página siguiente