Salud

Conoce estos remedios caseros para tratar el sarpullido

Muchas personas sufren de irritación en la piel por distintos factores como el clima, las alergias, el tipo de piel, entre otros, lo cierto es que esta molestia muchas veces se convierte en sarpullido.

Muchas personas sufren de irritación en la piel por distintos factores como el clima, las alergias, el tipo de piel, entre otros, lo cierto es que esta molestia muchas veces se convierte en sarpullido. Este brote que aparece en distintas zonas de la piel como brazos, piernas y rostro, y resulta un tanto incómodo y por eso quienes lo padecen piden con urgencia algún ungüento o remedios caseros que les alivie la molestia.

Cómo aliviar estas irritaciones es la pregunta más frecuente que nos hacemos cuando evidenciamos que estamos pasando por un brote de sarpullido, pues entre los síntomas que esto produce está la hinchazón, la picazón y la erupción de la piel, que se vuelve algo sumamente irritable para quien padece de sarpullido.

Echa un vistazo: Aprenda a consumir la cantidad de alcohol necesario si está a dieta

Antes de darte algunas soluciones es importante que conozcas por qué ocurre el sarpullido y qué puedes hacer para evitarlo: de acuerdo son el sitio especializado MedilinePlus, “un sarpullido es un área en la piel que está irritada o inflamada. Muchos sarpullidos son rojos, dolorosos, irritados y pican. Algunos sarpullidos también pueden conducir a ampollas o partes de piel en carne viva”.

Sobre las posibles causas de su aparición, el sitio de salud reseña que el sarpullido “es un síntoma de muchos cuadros clínicos diferentes. Otras causas incluyen sustancias irritantes y alergias. Ciertos genes pueden hacer a las personas más propensas a estas erupciones”. Por eso, WOW Revista te trae algunos remedios caseros que pueden ser de gran utilidad si estás pasando por un brote de sarpullido o si frecuentemente sufres de este tipo de brotes, bien sea por el clima donde vives, por tener piel delicada o por alguna alergia.

Fuente: www.freepik.es

Tres remedios casos para tratar el sarpullido:

Baño de avena: Los beneficios de la avena son innumerables, específicamente el baño de avena tiene propiedades antiinflamatorios, relajantes, calmantes y antioxidantes para la piel, además también ayuda a hidratar la piel gracias a que posee grandes cantidades de almidón, por lo que es un gran aliado para combatir la picazón en la piel. Este es uno de los remedios caseros ancestrales para tratar el sarpullido.

¿Cómo usarla? Su preparación es muy sencilla: trituro la avena en hojuelas y optén un cuarto sde taza de harina de avena, prepara un baño de agua tibia en la tina o una bañera grande, agrega la harina de avena y mezcla por 15 minutos hasta que se disuelva completamente. Luego, toma el baño con normalidad, preferiblemente usando un jabón adecuado para tu tipo de piel, sumérgete unos 10 o 20 minutos en el agua, de cuello para abajo y para finalizar enjuágate con agua corriente.

Infusión de caléndula: Esta planta es muy conocida por sus propiedades antiinflamatorias que disminuyen las dolencias, por eso es una excelente opción casera para calmar el picor por el sarpullido. Para este caso, se recomienda su uso como compresa tópica, preparando la planta como infusión de la siguiente manera: 1 o 1 cucharaditas de flores de caléndula en 150ml de agua hirviendo, luego dejar reposar por 5 minutos, colar y humedecer una compresa, puede ser algodón o gasa, aplicar en la zona afectada por el sarpullido unas tres veces al día, dejándola de 20 a 30 minutos en el área a tratar.

Gel de sábila: Las propiedades de la sábila son infinitas en todas sus presentaciones y su uso para tratar distintos problemas de salud es replicado en muchas partes del mundo gracias a sus beneficios propiedades antiinflamatorios, antioxidantes y también cicatrizantes. Para el caso del sarpullido, se recomienda el uso del gel, aplicado directamente en el área afectada para aliviar la irritación y al mismo tiempo ayuda como agente cicatrizante. Su uso: dos hojas (pencas) de sábila lavadas para posteriormente retirarle el gel que deber ser colocado en un envase limpio y seco. Para su aplicación, humedece una toalla con el gel y aplica en las zonas afectadas por el sarpullido unas tres veces a la semana.