Salud

Conoce el beneficio del yogur en una dieta balanceada

El yogur es uno de los alimentos que podrían formar parte de una dieta balanceada. Según las condiciones de las personas, sino son alérgica a sus componentes, este sería un buen producto para zacear el hambre. También ayuda a mantener el paladar zaceado con buenos componentes que aporta a la alimentación.

Los microorganismos que contiene el yogur transforman a la leche en un alimento fácilmente digerible, rico en nutrientes como proteínas y calcio. También aporta microorganismos vivos que contribuyen con la digestión de los alimentos en su tránsito por los intestinos.

Aunque usted no lo crea el yogur se obtiene a través de la fermentación de la leche que para muchos para algo descabellado. Eso aunque lo parezca no lo es. Su aporte alimenticio es muy rico y variado, según han indicado expertos en el tema.

“Que un alimento esté fermentado no significa, como se pensaba hace algunos años, que está deteriorado, de hecho, es todo lo contrario. Fermentado es sinónimo de mejorado desde varios puntos de vista: la seguridad alimentaria, la nutrición, la estabilidad microbiológica o conservabilidad”, explica Gabriel Vinderola, doctor en química e investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y docente de la Universidad Nacional del Litoral.

Lea también: El antes y el después de la nariz de Miguel Varoni (+fotos)

Un yogur no necesita ningún componente para conservarlo. Tiene el propio conocido como el ácido láctico, producido por las propias bacterias que fermentan.

«El yogur aporta a nuestro intestino microorganismos, que, aunque no nos colonicen y estén de paso, ponen en funcionamiento una compleja cadena alimentaria de bacterias naturalmente presentes en el intestino: la microbiota intestinal. Al estar de paso, es recomendable el consumo frecuente de yogur, para mantener un constante aporte de bacterias benéficas al intestino», recomienda Vinderola.

Beneficios del yogur

El consumo de yogur hace que la microbiota sea más diversa y abundante, manteniendo activo al sistema inmunológico, controlando la inflamación intestinal, previniendo infecciones intestinales y respiratorias.

«Lo que sucede en Las Vegas, queda en Las Vegas, pero lo bueno de lo que sucede en el intestino es que no queda ahí debido a que la estimulación del sistema inmune puede repercutir en el árbol respiratorio, en la piel o en la vagina, porque todos estos sistemas están conectados. En otras palabras, la mejora de la respuesta inmunológica lograda en el intestino por el consumo de yogur favorece al organismo y lo protege de infecciones comunes del tracto respiratorio, de infecciones vaginales recurrentes e incluso puede mejorar condiciones de la piel”, agrega el Dr. Vinderola.

La cantidad del consumo puede repercutir en el sueño y en el estado de ánimo. «Esto se basa en lo que se conoce como eje microbiota-intestino-cerebro. Ambos órganos, el cerebro y el intestino, están conectados por millones de neuronas por lo que, lo que sucede en un extremo se siente en el otro. Son el uno para el otro», afirma Vinderola.

Estudios recientes demuestran que el consumo de yogur es una herramienta valiosa en el manejo del sobrepeso y la obesidad y que, además, puede modular positivamente a la microbiota.

“El aporte de proteínas de calidad biológica, de calcio, de microorganismos vivos seguros y abundantes, y de todos los productos obtenidos de la fermentación de la leche con numerosas actividades biológicas positivas para la salud, hacen del yogur un alimento esencial. Y si le sumamos los probióticos, nuestra salud se beneficia aún más”, concluye el Dr. Vinderola.