Estilo de vida

¿Cómo controlar el aumento de peso asociado con el estrés?

Al estar bajo estrés, te puede ser más difícil comer saludablemente.

De acuerdo con la Clínica Mayo, que es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, al estar bajo estrés, te puede ser más difícil comer saludablemente. Además, en momentos específicos de estrés muy alto, es posible que comas con la intención de satisfacer necesidades emocionales. En este caso, se dice que se come por estrés o por factores emocionales. Durante los momentos de estrés, es muy probable que comas alimentos con muchas calorías, aunque no tengas hambre.

Te puede interesar: Conoce estas dietas saludables para bajar de peso

Para prevenir el aumento de peso y reducir el riesgo de obesidad, mantén el estrés bajo control. Al sentir menos estrés y más control en tu vida, te será más fácil mantener una alimentación saludable y el hábito de hacer actividad física.

Prueba con estas técnicas de control del estrés para combatir el aumento de peso relacionado con el estrés:

  • Reconoce las señales de alerta del estrés, como ansiedad, irritabilidad y tensión muscular.
  • Antes de comer, pregúntate por qué estás comiendo: ¿tienes hambre realmente, o es por estrés o ansiedad?
  • Si sientes la tentación de comer pero no es por hambre, busca una distracción.
  • No te saltees comidas, en especial, el desayuno. Si estas apurado, toma una fruta antes de salir.
  • Sigue una dieta saludable, como una que consista en cereales integrales y una variedad de frutas y vegetales. Intenta incorporar la mayoría de los grupos de alimentos en tus comidas.
  • Identifica los alimentos que te reconfortan pero que son muy calóricos y no los tengas en tu casa ni en la oficina.
  • Lleva un registro de tu conducta y de tus hábitos de alimentación para buscar patrones y conexiones, y luego analiza la forma de superarlos.
  • Aprende técnicas de resolución de problemas para anticipar los desafíos y enfrentar los contratiempos.
  • Practica técnicas de relajación, como yoga, estiramiento, masajes, respiración profunda o meditación.
  • Realiza actividad física o ejercicios de forma regular.
  • Duerme lo suficiente.
  • Pídeles a tus familiares y amigos que te apoyen.

«Si pruebas las técnicas de control del estrés por tu cuenta pero esto no parece funcionar, considera buscar ayuda profesional a través del asesoramiento psicológico o la psicoterapia», aconseja la Clínica Mayo.

¿La cafeína ayuda a perder peso?

La cafeína sola no te ayudará a adelgazar. Puedes aumentar ligeramente los esfuerzos para perder peso o ayudar a prevenir el aumento de peso, pero no hay pruebas sólidas de que el consumo de cafeína lleve a una pérdida de peso notable. La cafeína se encuentra en muchas bebidas, como el café, el té, las bebidas energizantes y las colas, y en productos que contienen cacao o chocolate. También se encuentra en los medicamentos y suplementos alimentarios, como los suplementos destinados a la pérdida de peso, explica Katherine Zeratsky, especialista en la guía de nutrición y alimentación saludable de la Clínica Mayo.

Aunque la investigación sobre la conexión entre la cafeína y el peso no es definitiva, existen algunas teorías sobre cómo la cafeína podría afectar al peso, entre ellas las siguientes:

  • Supresión del apetito. La cafeína puede reducir la sensación de hambre y el deseo de comer durante un breve período de tiempo.
  • Quema de calorías. La cafeína parece aumentar el uso de energía incluso cuando se está en reposo. Estimula la termogénesis, una forma en que el cuerpo genera calor y energía al digerir la comida.