Salud

Comer un huevo antes de dormir puede tener efectos milagrosos

Los alimentos inciden mucho en el ciclo del sueño

El huevo es un alimento que no puede faltar en la alacena, no solo por lo versátil que puede ser en temas de preparación, sino también por lo nutritivo que puede ser al consumirlo; ya que sus propiedades son tan amplias que resulta «milagroso» si se come antes de dormir.

El Instituto de Estudios del Huevo dice en su portal web que «un solo huevo aporta seis gramos de proteína y 14 nutrientes esenciales, incluyendo vitaminas A, B, D y E; además de ser fuente de calcio, selenio y yodo. Los huevos son uno de los alimentos más nutritivos disponibles a nivel mundial».

También agrega que «contiene colina, un nutriente poco conocido que juega un papel importante en la construcción de membranas celulares, y participa en varias funciones vitales de nuestro cuerpo. Los huevos son una de las mejores fuentes naturales de colina. Ayuda al desarrollo saludable del cerebro, juega un papel destacado en la función hepática y el metabolismo y se ha documentado que reduce el riesgo de cáncer de mama».

Esa capacidad proteica hace que cuando se comen antes de dormir, ayuden al cuerpo a regular la azúcar en la sangre durante el sueño; pero no se recomienda comerlo en exceso, pues -como todo- puede causar daños. Expertos aseguran que este alimento también ayuda a dormir de una manera más plena, y en líneas generales es bueno para la vista, para el corazón y para el celebro.

Alimentos que no se deben comer antes de dormir

Las gaseosas, sobre todo las negras, el café y el chocolate son los enemigos del sueño en horas de la noche; muestra de eso es que las personas suelen tomar una taza de café durante el día para mantenerse despiertas y que los médicos recomiendan no darle chocolates a los niños cuando se acerca la hora de dormir, pues de lo contrario no será fácil que lo hagan.

El helado es otro de los alimentos que no se deben consumir de noche por su alto contenido de azúcar, ácidos grasos y sustancias añadidas. Lo propio ocurre con el queso, en especial para las personas que son intolerantes a la lactosa.

Tampoco se recomiendan los condimentos muy fuertes y todo aquello que tenga picante, ya que puede generar ardor estomacal y esto a su vez un malestar que retrase el inicio del ciclo del sueño. Asimismo se debe evitar el coliflor, pues aunque es rico es nutrientes, puede causar exceso de gases en el sistema digestivo y eso puede derivar en dolores estomacales; y finalmente se pide no comer pasta como cena, pues al igual que otros mencionados anteriormente, es bastante pesado; y lo mismo pasa con los embutidos y las carnes rojas.

Un estudio titulado ‘Consumo habitual de carne y cambios en la duración y calidad del sueño en adultos mayores’; dice que «la carne es la principal fuente de proteínas en muchos países. Además, el consumo de carne es de especial interés porque aporta proteínas de alta calidad, así como proteínas saturadas y trans .ácidos grasos. Sin embargo, su efecto sobre los patrones de sueño no está claro».