Estilo de vida

Cinco alimentos que no debes consumir en las noches

El ciclo del cielo del sueño se podría ver afectado

Cumplir con un correcto ciclo del sueño es de vital importancia para que el cuerpo pueda funcionar de manera correcta al día siguiente. Sin embargo, este proceso biológico de cada ser vivo se puede ver alterado por distintas razones; entre ellas el estrés, la preocupación y -entre otras cosas- los alimentos.

“Dormir menos de siete horas se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares que incluyen hipertensión e hipercolesterolemia; además de con una mayor inflamación que abruma los sistemas inmunes y antioxidantes del cuerpo”; dice la nutricionista Silvia López citada por La Vanguardia. 

«La falta de sueño no solo afecta a la persona con problemas para dormir. La fatiga ha sido vinculada con accidentes tanto leves como graves. El exceso de cansancio lleva a los errores humanos detrás de varias grandes catástrofes incluso el derrame petrolero de Exxon-Valdez y el accidente nuclear de Chernóbil. La falta de horas de sueño ha contribuido a numerosos accidentes aéreos», reseña MedlinePlus. 

Hay ciertas comidas que son muy pesadas y retrasan el proceso digestivo y otras que le generan al cuerpo mucha adrenalina, lo que hace que no sea posible dormir fácilmente. Es decir, básicamente lo que recomiendan los expertos es, no eliminar la cena, pero sí preparar un plato sano, equilibrado, nutritivo, y sobretodo liviano.

Los alimentos ‘reyes’ que complican conciliar el sueño

Las gaseosas, sobre todo las negras, el café y el chocolate son los enemigos del sueño en horas de la noche; muestra de eso es que las personas suelen tomar una taza de café durante el día para mantenerse despiertas y que los médicos recomiendan no darle chocolates a los niños cuando se acerca la hora de dormir, pues de lo contrario no será fácil que lo hagan.

El helado es otro de los alimentos que no se deben consumir de noche por su alto contenido de azúcar, ácidos grasos y sustancias añadidas. Lo propio ocurre con el queso, en especial para las personas que son intolerantes a la lactosa.

Tampoco se recomiendan los condimentos muy fuertes y todo aquello que tenga picante, ya que puede generar ardor estomacal y esto a su vez un malestar que retrase el inicio del ciclo del sueño. Asimismo se debe evitar el coliflor, pues aunque es rico es nutrientes, puede causar exceso de gases en el sistema digestivo y eso puede derivar en dolores estomacales; y finalmente se pide no comer pasta como cena, pues al igual que otros mencionados anteriormente, es bastante pesado; y lo mismo pasa con los embutidos y las carnes rojas.

Un estudio titulado ‘Consumo habitual de carne y cambios en la duración y calidad del sueño en adultos mayores’;  dice que «la carne es la principal fuente de proteínas en muchos países. Además, el consumo de carne es de especial interés porque aporta proteínas de alta calidad, así como proteínas saturadas y trans .ácidos grasos. Sin embargo, su efecto sobre los patrones de sueño no está claro». 

Los investigadores dicen que «ensayos clínicos a corto plazo, las dietas con alto consumo de carbohidratos afectaron la calidad del sueño. Además, una ingesta más baja de fibra y más grasa, especialmente durante el período de la noche, se ha asociado con una menor eficiencia y calidad del sueño».