Salud

Calambres musculares: qué son y cómo tratarlos

Suelen ser inofensivos, pero hay casos en los que se requiere consultar a un médico

En el transcurso de la cotidianidad, podemos llegar a experimentar repentinamente algunos calambres musculares; puede ser en la espalda, los dedos, los brazos, el cuello, los pies e incluso los glúteos, entre otras partes del cuerpo. En ocasiones pueden generar un poco de dolor y hacer que la mente entre en un breve desespero por no poder aliviarlo de manera inmediata.

La fuente especialista MedlinePlus, los define como «contracciones o espasmos súbitos, involuntarios en uno o más músculos. Son muy comunes y a menudo ocurren después del ejercicio. Algunas personas tienen calambres musculares, especialmente en las piernas, por la noche. Pueden ser dolorosos y durar de unos segundos a varios minutos». 

Los calambres pueden presentarse en personas de todas las edades, talla y tamaño, sin importar si hay o no un factor de riesgo como por ejemplo, una enfermedad base. Sin embargo, hay un grupo de la población que es más propenso a padecerlos, como por ejemplo, aquellos que se dializan, las mujeres gestantes y quienes se medican con fármacos cuyos efectos secundarios inciden en los músculos. 

Generalmente estos son el producto de ocupar mucho tiempo los músculos, de tener poca irrigación sanguínea, de estar deshidratado, de tener bajos niveles de electrolitos, de lesiones en la médula espinal o, en muchos de los casos, aparecen sin razón aparente. Cuando los sientas, puedes disiparlos aplicando calor en la zona, estirando y/o masajeando o tomando líquido en caso de que sea por falta de agua en el cuerpo. 

Si los has padecido esporádicamente, no te preocupes, son inofensivos; pero si son constantes, es hora de que consultes con un médico. Asimismo debes recurrir a un especialista si estos no mejoran con estiramiento de la parte afectada, si son prolongados, si causan hinchazón y dolor, y si generan debilidad en el músculo. 

La fuente antes mencionada dice que para prevenirlos, se deben «estirar los músculos, especialmente antes de hacer ejercicio. Si tiene calambres en las piernas por la noche, estire los músculos de las piernas antes de acostarse», y tomar «muchos líquidos. Si hace ejercicio intenso o hace ejercicio cuando hace calor, las bebidas deportivas pueden ayudarle a reemplazar los electrolitos perdidos». 

Dolor en el cuello 

Una mala posición al dormir, el estrés, el constante tiempo que puede pasar una persona sentada frente a un computador, una caja registradora o una taquilla; son factores que hacen aparezcan los dolores de cuello; pero en ocasiones las personas suelen dejar que se alivien solos con el tiempo, o tratan de sanado con una pastilla común de las que tienen en su alacena.

Mayoclinic.org define el dolor de cuello como «una queja frecuente. Los músculos del cuello pueden distenderse por la mala postura, ya sea que te inclines sobre la computadora o te encorves sobre la mesa de trabajo. La artrosis también es una causa frecuente del dolor de cuello». 

Dice además que «en raras ocasiones, el dolor de cuello puede ser un síntoma de un problema más grave», pero que se debe buscar «atención médica si el dolor de cuello está acompañado por entumecimiento o pérdida de fuerza en los brazos o en las manos, o si tienes un dolor punzante en el hombro o debajo del brazo, o si se extiende a las piernas y es por tiempo prolongado.

Lee más sobre este artículo haciendo click AQUÍ.