Hazlo tu mismo

Aprende a hacer un jabón exfoliante de café casero

El café es un gran aliado para la piel, ya que ayuda a combatir algunas condiciones como el acné, las ojeras, las líneas de expresión, entre otras.

El café es una delicia: su aroma, su color y su sabor son inigualables y muchos no pueden empezar su día sin antes tomarse una taza de esta estimulante bebida, pero en este artículo conocerás que hay otras maneras de utilizar el café en casa y de una forma que te traerá nuevos y buenos beneficios a tu vida.

Estudios especializados han revelado que el café es un gran aliado para la piel, ya que ayuda a combatir algunas condiciones como el acné, las ojeras, las líneas de expresión e incluso previene y disminuye las manchas en la piel, ocasionadas por diferentes factores. Pero ¿Cómo puedes usar el café para aprovechar todas sus propiedades? Es justamente el objetivo de este artículo y es enseñarte a preparar un jabón de café en casa, que te brindará todos los beneficios que hemos mencionado y mucho más. Así que toma nota de lo que necesitas para su preparación casera.

Prepara un jabón de café casero en fáciles pasos

Elaborar tu propia barra de jabón a base de café es más sencillo de lo que te puedes imaginar y cambiará la forma en la que consumes el producto de los granos molidos de la planta del café

¿Qué necesitas? Primero una buena actitud y las ganas de preparar un producto beneficioso para tu piel. Lo otro que requieres son los ingredientes: Café molido (una cucharada pequeña), aceite de coco (5 onzas), aceite de oliva (5 onzas), aceite de soya (6 onzas), lejía (2 onza), una cuchara de madera, agua termal o purificada caliente (6 onzas), una báscula de lectura digital, un termómetro infrarrojo de lectura instantánea, moldes para jabón y, de manera opcional, una batidora.

Echa un vistazo: Sigues estos tips y podrás mejorar tu sentido del humor

Modo de preparación: El primer paso es mezclar el café con las onzas de agua, es decir, preparar café como habitualmente lo haces, solo que esta vez lo dejarás reposar hasta que enfríe y luego procederás a añadir la lejía y a revolver hasta que se disuelva y se integre con la bebida.

Con ayuda del termómetro infrarrojo cerciórate que la solución llegue a una temperatura entre 120 y 130 grados. Luego, mezcla todos los aceites y lleva a la estufa para calentar, procurando que lleguen a una temperatura de 120 grados centígrados, es decir, parecida a la de la mezcla del café con la lejía. Una vez consigas este paso, mezcla todos los ingredientes y con una cuchara de madera empieza a batir por 45 minutos, si tienes batidora has este proceso, pero por seis minutos.

Ya casi tendrás tu delicioso jabón de café

Una vez tengas la mezcla en su punto, viértela en los moldes que hayas seleccionado y tápalos, deja estos moldes en un lugar seguro por varios días para garantizar que la solución tome firmeza y se asiente. Una ves transcurridos los días, saca la barra de jabón del molde, si utilizaste uno completo, entonces córtalo a tu gusto. Luego, vuelve a almacenar por tres semanas. Y listo, así tendrás un exquisito jabón de café para aprovechar todas sus bondades para la piel.

Beneficios para la piel

Un estudio publicado por International Journal of Cosmetic Science, reveló que el café tiene propiedades que ayudan en temas como la prevención de la celulitis gracias a su poder dilatante en los vasos sanguíneos debajo de la dermis. Además, el café como exfoliante, puede dar uniformidad a la piel. Otro beneficio de este producto natural es su poder para reducir las manchas causadas por la exposición solar, líneas de expresión causadas por la edad y enrojecimiento de la piel, esto de acuerdo con una investigación divulgada por International Journal of Dermatology.

Además, el café contiene vitaminas como la B3, que puede evitar el cáncer de piel no melanoma y también puede ayudar con la cicatrización. Así que, de ahora en adelante, saca el máximo provecho de este producto.