Limpieza

Aprenda a quitar el caramelo de las ollas

ES TAREA DIFÍCIL, PERO NO IMPOSIBLE

Quitar el caramelo de las ollas y calderos puede ser una tarea bastante difícil. Si siempre recuerdas quitarlo antes de que se enfríe, el trabajo será mucho más fácil. Puedes remojar el caramelo en agua caliente o en agua carbonatada a fin de prolongar el tiempo que le toma solidificarse.

Una vez que se endurezca, si lo que queda es una capa delgada, será fácil quitarla quebrándola en pedazos pequeños con mucho cuidado utilizando un cincel de cocina. Sin embargo, una capa más gruesa tendrá que remojarse en agua hirviendo, agua con sal o agua jabonosa.

RASPAR Y CONGELAR

Una de nuestras sugerencias es esperar hasta que el caramelo se enfríe y se solidifique. Si solo queda una capa delgada y ligeramente traslúcida en la olla, quizá puedas quitarla raspando el caramelo y sin necesidad de otros pasos.  Si la capa es más gruesa, tendrás que dejarla remojar antes de rasparla. Utiliza un cincel de cocina para quebrar en pedazos el caramelo seco. Coloca el cincel en el borde de la olla que esté más cerca de ti y empújalo hacia adelante con movimientos cortos. Aplica una presión firme y constante.
Enjuaga la olla para terminar de quitar los pedacitos de caramelo. Luego, sécala con un pedazo de papel absorbente. Examina la olla. Si queda algún rastro del caramelo en el fondo, repite el proceso de raspado y enjuague. Si aún queda mucho caramelo, coloca la olla en la congeladora. Déjala ahí por dos horas a fin de que tanto la olla como el caramelo quemado se congelen por completo. Es más fácil cincelar la comida congelada y el caramelo se vuelve bastante quebradizo a temperaturas bajo cero.
1 2 3Página siguiente