Salud

Alergia a la leche: conoce estas causas y síntomas

La alergia a la leche es una respuesta anormal del sistema inmunitario del cuerpo.

La alergia a la leche es una respuesta anormal del sistema inmunitario del cuerpo a la leche y los productos que contienen leche. Es una de las alergias alimentarias más comunes en niños. La leche de vaca es la causa usual de alergia a la leche, pero la leche de oveja, cabra, búfala y otros mamíferos también puede causar una reacción.

De acuerdo con la Clínica Mayo, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, por lo general, una reacción alérgica sucede inmediatamente después de consumir la leche. Los signos y síntomas de la alergia a la leche oscilan entre leves y graves, y pueden incluir sibilancias, vómitos, ronchas y problemas digestivos. La alergia a la leche también puede causar anafilaxia, una reacción grave y potencialmente mortal. El tratamiento primario para la alergia a la leche es evitar la leche y los productos derivados de ella. Por fortuna, en la mayoría de los niños la alergia a la leche desaparece cuando crecen. En caso contrario, es posible que necesite continuar evitando los productos derivados de la leche.

Síntomas

Los síntomas de alergia a la leche, que difieren de una persona a otra, se manifiestan de unos minutos a unas pocas horas después de que tú o tu hijo tomen leche o ingieran productos lácteos.

Los signos y síntomas inmediatos de alergia a la leche pueden incluir los siguientes:

  • Ronchas
  • Sibilancias
  • Sensación de picazón u hormigueo alrededor de los labios o la boca
  • Hinchazón de los labios, lengua o garganta
  • Tos o dificultad para respirar
  • Vómitos

Los signos y síntomas que pueden manifestarse más tarde incluyen los siguientes:

  • Heces blandas o diarrea, que pueden contener sangre
  • Calambres abdominales
  • Secreciones nasales líquidas
  • Ojos llorosos
  • Cólicos, en bebés

¿Alergia a la leche o intolerancia a la leche?

Una alergia verdadera a la leche difiere de la intolerancia a las proteínas de la leche o de la intolerancia a la lactosa. A diferencia de una alergia a la leche, en la intolerancia no interviene el sistema inmunológico. La intolerancia a la leche requiere un tratamiento diferente al de una alergia verdadera a la leche.

Los signos y síntomas comunes de intolerancia a las proteínas de la leche o intolerancia a la lactosa incluyen problemas digestivos, tales como hinchazón, gases o diarrea, después de consumir leche o productos lácteos.

Cuándo visitar al médico

Visita a tu médico o alergista si tú o tu hijo presentan síntomas de alergia a la leche poco después de haberla consumido. De ser posible, visita a tu médico durante la reacción alérgica para ayudarlo a hacer un diagnóstico. Busca tratamiento de emergencia si tú o tu hijo manifiestan signos o síntomas de anafilaxia.

Causas

Todas las alergias alimentarias reales tienen como causa un mal funcionamiento del sistema inmunitario. Si tienes alergia a la leche, el sistema inmunitario identifica algunas proteínas de leche como perjudiciales, lo que provoca la producción de anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE) que neutralizan la proteína (alérgeno). La próxima vez que estés en contacto con estas proteínas, estos anticuerpos de IgE las reconocerán y le indicarán al sistema inmunitario que libere histamina y otras sustancias químicas, lo cual causa los signos y síntomas de la alergia.

Las siguientes son las dos proteínas principales presentes en la leche de vaca que pueden causar una reacción alérgica:

  • Caseína, hallada en la parte sólida (cuajada) de la leche que se cuaja
  • Suero, hallado en la parte líquida de la leche que queda después de que cuaja